Telas, bobinas y mucha calma: un planazo de verano