“La batalla de los sexos”: un partido con historia